Un sueño agridulce

Hola a todos!

De nuevo vuelvo a asomarme por  mimundopreferido,  así que tras unas semanas sin publicar, toca desempolvar un poco el blog.

Bien, hemos pasado todos unas merecidas vacaciones y volvemos de nuevo a la tan angustiosa rutina que predomina en nuestras vidas. De costumbre hemos celebrado la Navidad y hemos despedido un año que pasa ya a la historia, una transición a menudo agridulce por los buenos y malos momentos que hemos vivido al largo de todo el año.

Al finalizar las fiestas navideñas, tengo la sensación de haber despertado de un largo sueño, en lo que ya nada es palpable. Un sueño en el que las comilonas, los pesebres, los arbolitos y las luces de navidad camuflan las penurias y desgracias que vivimos como sociedad. Al largo de este largo sueño al que llamaremos Navidad, poco se habló de recortes, violencia de género o de los refugiados…Quizás estos últimos habitan ya en el más profundo olvido. Durante estas fechas, parece que olvidemos que el contador de desgracias siempre está en marcha. El día 1 de enero, el contador se estrenó en España con el primer caso de violencia de género de 2017. Y lo hizo muy pronto, de madrugada. En la localidad madrileña de Rivas una mujer fue asesinada a manos de su pareja.

Por desgracia, las campanadas que marcaron la transición hacia el año nuevo transcurrieron con muchas otras desgracias.  Las personas que sufren de pobreza energética en este país, quizás, si tuvieron la ocasión, visualizaron las campanadas en el televisor de un amigo o familiar. Y los refugiados de guerra, citados anteriormente, imagino que debieron pasar la Nochevieja envueltos de una sensación entre la amargura y la esperanza.

 Qué será de nostros? Por mucho que pasan los años, los interrogantes siguen en pie y se añaden otros nuevos. Quizás es necesario evadirnos de la cruda realidad y los retos que asoman cada año enmascarándolo todo con alegría efímera que nos proporciona la Navidad. Pero al fin y al cabo todo vuelve a su estado natural, así que toca cumplir nuestros retos y alcanzar nuevas metas y sobretodo despertar cuanto antes de este largo sueño agridulce.