TRAZAS POÉTICAS

Sonrisas entre lágrimas. Dolores sofocados entre abrazos. Días tristes que se colorean en el regazo de nuestra cama. Sueños compartidos, paralelos o unidos. Mares de dudas, con la certeza de querer querernos, de amarnos. Un futuro ya trazado, mil ilusiones por vivir.

Sentimientos que parecen confusos hasta que miro en el interior de mi corazón.
Hasta que recuerdo las últimas veces que te abracé, que te besé…
Ojalá pudiera recordarlas todas.
Sentarme en el sofá de mi subconsciente y contemplar nuestro álbum de amor.

Vivimos de ilusiones… pero qué placer querer vivirlas juntos. Y es que cada vez, sé con más certeza que lo mejor lo quiero vivir junto a ti.
Nosotros creamos nuestro propio dolor para reconvertirlo en una pequeña dosis más de amor. Dosis de amor… cuántas necesita esta dócil alma!
Que quiero que perdure nuestro amor como la esencia de un fósil.

Advertisements

Y VIVAN LOS CARNAVALES

Tiempos de desasosiego para todos con la llegada de los carnavales en nuestras respectivas localidades.
Hay tradiciones que perduran al largo de la historia de la humanidad, y una de ellas es el carnaval, una festividad con unos orígenes antiquísimos, datados en más de 5000 años en Sumeria y en Egipto. Sin embargo, la celebración cristiana del carnaval fue introducida en Europa por los romanos en la Edad media.
El término carnaval,  se compone de las palabras en latín  carnem-levar, cuyo significado sería “abandonar la carne”. Esta etimología fue propuesta por la Iglesia Católica, aunque existen diferentes variantes provenientes de distintas culturas.

Estoy seguro que por más que lo pensemos, seguro que no encontramos una festividad tan especial como el carnaval. A parte, su participación es abrumadora por parte de la plebe, tanto en España como en otros rincones del mundo.
Niños, adolescentes, adultos… todos somos partícipes de esta tradición tan antigua como divertida.
Parece que los prejuicios, desigualdades y diferencias sociales se esfumen el día de carnaval, donde todo el mundo esconde su identidad pero a mi entender, deja al mismo tiempo desnuda su alma.
Seguramente todos hemos sentido alguna vez de huir de nuestras propias carnes, tal y como el propio término de carnaval se define. Un disfraz nos da la oportunidad de desconectar de nuestra identidad física por uno o varios días, dejando al descubierto nuestro lado más intrapersonal.
Resulta curioso ver que cuanto más nos disfrazamos y hacemos el “ridículo”, más se evaden nuestros miedos y prejuicios.

En mi opinión, el lado más profundo del carnaval, resulta dejar al descubierto nuestro lado más sensible y afable y a la vez dejar a un lado los miedos y prejuicios.
Una evidencia más que las apariencias físicas engañan y que de hecho nos preocupamos demasiado por lo físico, dejando atrás lo importante: sentimientos y emociones.
El carnaval es una terapia social demasiado corta. Un par más de festividades de carnaval al año no harían ningún daño. Seguramente, harían falta menos Facebook, Twitter, videoconsolas y Pokemon Go. Y vivan los carnavales.

 

KIM JONG-UN CONTRA EL MUNDO

Nuevo desafío a la comunidad internacional por parte del gobierno norcoreano, liderado por Kim Jong-Un.
Tras la visita del primer ministro japonés Shinzo Abe el pasado 10 de febrero a la Casa Blanca, el líder norcoreano ha mostrado rotundamente su rechazo al gobierno de Estados Unidos y a sus aliados del Pacífico.

El pasado domingo, un misil balístico de medio alcance cayó en el mar de Japón tras recorrer una distancia de 500 km, un hecho que ha irritado a la comunidad internacional e incluso a los aliados más próximos de Corea del  Norte, China y Rusia.
El lanzamiento del misil, realizado des de la base naval Banghyon, fue observado minuciosamente por el líder norcoreano, un hecho que fue ampliamente difundido por los medios de comunicación locales, entre ellos la Televisión Central de Corea del Norte (KCTV).
Tras el primer lanzamiento con éxito de un cohete intercontinental realizado hace unos 3 meses, Kim Jong-un declaró que los anteriores ensayos armamentísticos sumándose el del pasado domingo, dotan al ejército norcoreano “la capacidad de desarrollar sus labores estratégicas con mayor precisión y rapidez en cualquier espacio”.

A los frentes bélicos que el gobierno estadounidense tiene abiertos en Oriente Próximo, se le suma el reto que supone establecer una Guerra Fría con Corea del  Norte.
Mientras Shinzo Abe pide colaboración a China para que presione al gobierno norcoreano con el fin de que abandone sus programas bélicos, Trump no ha dejado clara qué postura adoptará con el gobierno de Corea del  Norte.
Este último país, gobernado por un sistema totalitario respaldado por la mayoría de ciudadanos, se aleja cada vez más de la comunidad internacional.

Con un ejército que cuenta alrededor de un millón de efectivos, entre una población total de 25 millones de habitantes, el país vive immerso en una cólera bélica que afecta a todos los ciudadanos, sea cual sea su edad.
Corea del Norte vive por y para la guerra. Los medios de comunicación, todos en piña, hacen alarde de las “hazañas bélicas” dirigidas por Kim Jong-un.
Los niños escolarizados en el país, se empapan des de bien pequeños de cultura bélica. El pasado 6 de febrero un grupo de estudiantes de alrededor del país visitaron el campamento donde tuvo lugar la batalla revolucionaria de Samjiyon. Los estudiantes rindieron homenaje al ex-lider de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong II, posando frente a una estatua en su honor.
El campamento cuenta con varias casas para estudiantes universitarios, lugar donde el actual líder norcoreano ha realizado varias inspecciones.

Corea del Norte es un ejemplo más de la inserción prematura de sus ciudadanos a la cultura bélica. La atmósfera de guerra tiñe por completo el país.
El diálogo con este país asiático supondrá un grandísimo reto para la comunidad internacional y por supuesto para la ONU. La guerra fría continua.

EFÍMERO

Nadie nos educó para saber afrontar el proceso de la vida a la muerte, tampoco para socorrer el dolor ajeno. Cuando estamos vivos, contemplamos la muerte como algo triste, algo indefinible. Algo, simplemente algo de lo que desconocemos totalmente.
Quizás este “algo”, forma parte de una construcción grandiosa de la que todos los seres vivos contribuimos a enriquecer.

Veo acertado compararnos con las estrellas del universo. Estas nacen a partir de una nebulosa, que son nubes de gas y polvo presentes en el medio interestelar. Bien, las estrellas al final de su existencia, vuelven a convertirse de nuevo en una nebulosa.
Es decir, nacen y mueren de manera interminable e infinita. La existencia humana, siendo muy diferente a la de las estrellas, podría ser muy similar. De hecho, todo forma parte del universo, incluidos nosotros, los habitantes terrestres.

Algunos doctores, como el norteamericano Robert Lanza, afirman que la muerte es tan solo una ilusión de nuestra conciencia.
Lanza, sostiene además que los conceptos espacio y tiempo son meros instrumentos de nuestra mente, por lo que defiende la inmortalidad de las personas al negar la existencia de fronteras lineales de tiempo.
Añade que cuando el cuerpo de las personas desaparece, nuestra vida se convierte en una “planta perenne que florece una y otra vez en el multiverso”.
El denominado “multiverso” es un concepto que determina la existencia de múltiples universos en el espacio exterior.
Según la teoría del doctor y físico Robert Lanza, la existencia del ser humano podría compararse perfectamente a la de las estrellas.
Resulta muy curioso conocer estas ideas de físicos y doctores, que aportan un punto de vista distinto sobre la vida y la muerte que el de la ciencia moderna.

Cuanto pesimismo nos han inculcado des de niños resumiendo nuestra existencia bajo dos conceptos principales, espacio y tiempo, y además, siendo finitos.
Según la ciencia moderna, des de siempre los seres humanos hemos sido un puñado de moléculas y carbono, las cuales en un tiempo determinado, se extinguen y desaparecen en el suelo para siempre jamás…
Lo cierto es que nadie sabe la verdad absoluta, pero prefiero ser consciente de otro tipo de existencia, basada en el optimismo y en el renacimiento que proponen algunos doctores como Robert Lanza.

Se dice que lo triste no es la muerte, lo triste es no saber vivir. La vida viene a ser la primera etapa de este gran viaje a lo desconocido y hay que hacer el viaje agradable en cada una de sus etapas. La vida es divertida si le ponemos color, si tenemos grandes pintores a nuestro lado coloreando nuestros días. Escultores que reparen nuestras grietas a lo largo del dolor y el sufrimiento que podamos experimentar en la vida. Filósofos que nos hagan contemplar la muerte como una etapa más de nuestra conciencia.
Ante toda esta incertidumbre, creemos en Dios para protegernos frente a lo desconocido, para tener siempre alguien que nos arrope.

Quizás, no hay que protegernos absolutamente de nada. No sabemos nada de la muerte. Sin embargo, ante este desconocimiento, nos empeñamos en teñirla de amargura y sufrimiento. De momento sabemos que es un camino desconocido y que la vida es un viaje efímero.

EL COLMO DE UN SINVERGÜENZA

He oído montones de declaraciones de desfachatez en boca de Donald Trump pero la última me ha resultado muy llamativa: Una acusación de deshonradez hacia el trabajo de los periodistas en general.  En motivo de su investidura presidencial el pasado 20 de enero, el magnate norteamericano echó un jarrón de agua fría a los medios de comunicación y a los periodistas en general y como es de costumbre, lo hizo sin pelos en la lengua. Afirmó que los periodistas están entre “los seres humanos más deshonestos de la tierra”,  añadiendo que él “ama la honestidad”.

Según Trump, los medios de comunicación que dieron cobertura a su acto de investidura mostraron imágenes de un terreno dónde prácticamente no había nadie, cuando él tuvo la sensación de visualizar cerca de 1 millón y medio de personas en las inmediaciones de la Casa Blanca.
Sean Spicer, el nuevo portavoz de la Casa Blanca, hizo su primera comparecencia criticando algunos medios norteamericanos, a los cuales culpabilizó de “minimizar el enorme apoyo”que Trump tuvo en su acto de investidura. No obstante, Spicer afirmó que la Casa Blanca no cuenta con las cifras exactas para determinar cuántas personas asistieron al acto de investidura. Añadió que la prensa rendiría cuentas tras estos supuestos hechos de manipulación.

Supongo que estaréis pensando que resulta poco profesional y creíble alabar de tal forma la supuesta presencia masiva de seguidores de Trump a su investidura cuando el mismo Spicer reconoció que desconocían cuántas personas fueron al acto.
Pero lo más curioso de todo es que Trump pueda catalogar a alguien como deshonesto.
Afirmar públicamente que en Estados Unidos no entrará ninguna persona de origen musulmán es una iniciativa muy “honesta” que propuso Trump.
Poniéndome en la mente de Trump, podría pensar que la sed de venganza de los refugiados de Oriente Próximo hacia el país más imperialista del mundo podría ocasionar varios atentados en suelo norteamericano.

Pero resulta que Trump también la ha tomado con los refugiados mejicanos al pretender impedirles el paso hacia Estados Unidos y a colmo haciéndole pagar un muro de separación entre fronteras al gobierno mejicano.
Trump ha sido demasiado honesto prohibiendo la entrada de refugiados extranjeros a Estados Unidos, allí lo pasarían verdaderamente mal.

En mi opinión, el gobierno de Estados Unidos lleva años siendo una fábrica de dolor, pero lo que sale de la fábrica de dolor, no puede volver a la fábrica de dolor. Solo hay un sitio que guarda el dolor tras sus paredes: Guantánamo. Lo que pasa en Guantánamo, se queda en Guantánamo. Des del 20 de enero, Trump se hace cargo de los cerca de 50 presidiarios que hay en los recintos de la cárcel cubana. Él mismo anunció que reemprendería de nuevo la vieja tradición norteamericana de “hacer cantar” a los presos a base de torturas variadas, como el “waterboarding”.

¿Va a convertirse Guantánamo en el icono de la política antiinmigración presidida por Trump? Lo que parece evidente, es que su cierre no está a la vuelta de la esquina. El nuevo presidente pretende amparar la tortura bajo un contexto de seguridad nacional. Una práctica realmente “honesta”.

Como periodista, si tuviera oportunidad de entrevistar al señor Trump le pediría qué supone para él realizar una acción honesta. La última declaración del magnate norteamericano contra los periodistas ha propiciado que yo decidiera elaborar este post. Creo que hay muchos periodistas honestos trabajando para defender los derechos humanos que este señor pisará sin escrúpulos al largo de su mandato.
Tal y como he titulado el post, estas palabras resultan el colmo de un sinvergüenza. Y para colmo, tenemos un sinvergüenza como presidente de la primera potencia económica mundial.

 

Un sueño agridulce

Hola a todos!

De nuevo vuelvo a asomarme por  mimundopreferido,  así que tras unas semanas sin publicar, toca desempolvar un poco el blog.

Bien, hemos pasado todos unas merecidas vacaciones y volvemos de nuevo a la tan angustiosa rutina que predomina en nuestras vidas. De costumbre hemos celebrado la Navidad y hemos despedido un año que pasa ya a la historia, una transición a menudo agridulce por los buenos y malos momentos que hemos vivido al largo de todo el año.

Al finalizar las fiestas navideñas, tengo la sensación de haber despertado de un largo sueño, en lo que ya nada es palpable. Un sueño en el que las comilonas, los pesebres, los arbolitos y las luces de navidad camuflan las penurias y desgracias que vivimos como sociedad. Al largo de este largo sueño al que llamaremos Navidad, poco se habló de recortes, violencia de género o de los refugiados…Quizás estos últimos habitan ya en el más profundo olvido. Durante estas fechas, parece que olvidemos que el contador de desgracias siempre está en marcha. El día 1 de enero, el contador se estrenó en España con el primer caso de violencia de género de 2017. Y lo hizo muy pronto, de madrugada. En la localidad madrileña de Rivas una mujer fue asesinada a manos de su pareja.

Por desgracia, las campanadas que marcaron la transición hacia el año nuevo transcurrieron con muchas otras desgracias.  Las personas que sufren de pobreza energética en este país, quizás, si tuvieron la ocasión, visualizaron las campanadas en el televisor de un amigo o familiar. Y los refugiados de guerra, citados anteriormente, imagino que debieron pasar la Nochevieja envueltos de una sensación entre la amargura y la esperanza.

 Qué será de nostros? Por mucho que pasan los años, los interrogantes siguen en pie y se añaden otros nuevos. Quizás es necesario evadirnos de la cruda realidad y los retos que asoman cada año enmascarándolo todo con alegría efímera que nos proporciona la Navidad. Pero al fin y al cabo todo vuelve a su estado natural, así que toca cumplir nuestros retos y alcanzar nuevas metas y sobretodo despertar cuanto antes de este largo sueño agridulce.

 

 

 

 

 

 

 

El camino de vuelta

Hay caminos en los que jamás desearías haber puesto un pie. Pero lo hiciste… y recorriste gran parte de su trayecto. Caminos perturbadores que te han impedido disfrutar del día a día, de ser tu mismo, de ser feliz.

No te quedes en ellos. Reemprende el viaje de vuelta, por muy difícil que te parezca. Cuando piensas en el cambio, empiezas a dar los primeros pasos hacia el viaje de vuelta. No te detengas. Quizás, el camino equivocado que tomaste pudo resultar atractivo en sus inicios, pero seguro que te acabaste dando cuenta que es momento de abandonarlo.

Encontrar el camino correcto es evolucionar. Es mostrarte delante del mundo tal y como eres. No cometas el error de permanecer en una senda equivocada por comodidad. Vuelve a encontrar tu luz, la encontrarás, por muy tenue que sea. Encuentra la verdad en tu propia vida y olvídate de encontrar una verdad universal y absoluta.

Por último, no dudes en pedir ayuda. Muchos como tú, han elegido corregir su camino. Así que escucha los consejos sabios y no te detengas. No olvides tampoco escuchar tu corazón, te dará el equilibrio necesario para reemprender tu viaje de vuelta.