KIM JONG-UN CONTRA EL MUNDO

Nuevo desafío a la comunidad internacional por parte del gobierno norcoreano, liderado por Kim Jong-Un.
Tras la visita del primer ministro japonés Shinzo Abe el pasado 10 de febrero a la Casa Blanca, el líder norcoreano ha mostrado rotundamente su rechazo al gobierno de Estados Unidos y a sus aliados del Pacífico.

El pasado domingo, un misil balístico de medio alcance cayó en el mar de Japón tras recorrer una distancia de 500 km, un hecho que ha irritado a la comunidad internacional e incluso a los aliados más próximos de Corea del  Norte, China y Rusia.
El lanzamiento del misil, realizado des de la base naval Banghyon, fue observado minuciosamente por el líder norcoreano, un hecho que fue ampliamente difundido por los medios de comunicación locales, entre ellos la Televisión Central de Corea del Norte (KCTV).
Tras el primer lanzamiento con éxito de un cohete intercontinental realizado hace unos 3 meses, Kim Jong-un declaró que los anteriores ensayos armamentísticos sumándose el del pasado domingo, dotan al ejército norcoreano “la capacidad de desarrollar sus labores estratégicas con mayor precisión y rapidez en cualquier espacio”.

A los frentes bélicos que el gobierno estadounidense tiene abiertos en Oriente Próximo, se le suma el reto que supone establecer una Guerra Fría con Corea del  Norte.
Mientras Shinzo Abe pide colaboración a China para que presione al gobierno norcoreano con el fin de que abandone sus programas bélicos, Trump no ha dejado clara qué postura adoptará con el gobierno de Corea del  Norte.
Este último país, gobernado por un sistema totalitario respaldado por la mayoría de ciudadanos, se aleja cada vez más de la comunidad internacional.

Con un ejército que cuenta alrededor de un millón de efectivos, entre una población total de 25 millones de habitantes, el país vive immerso en una cólera bélica que afecta a todos los ciudadanos, sea cual sea su edad.
Corea del Norte vive por y para la guerra. Los medios de comunicación, todos en piña, hacen alarde de las “hazañas bélicas” dirigidas por Kim Jong-un.
Los niños escolarizados en el país, se empapan des de bien pequeños de cultura bélica. El pasado 6 de febrero un grupo de estudiantes de alrededor del país visitaron el campamento donde tuvo lugar la batalla revolucionaria de Samjiyon. Los estudiantes rindieron homenaje al ex-lider de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong II, posando frente a una estatua en su honor.
El campamento cuenta con varias casas para estudiantes universitarios, lugar donde el actual líder norcoreano ha realizado varias inspecciones.

Corea del Norte es un ejemplo más de la inserción prematura de sus ciudadanos a la cultura bélica. La atmósfera de guerra tiñe por completo el país.
El diálogo con este país asiático supondrá un grandísimo reto para la comunidad internacional y por supuesto para la ONU. La guerra fría continua.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s